Sábado 30 de Noviembre. Un día frío, hoy toca cursa, qué pereza salir de casa con lo calentito que se está frente a la chimenea. Hago de comer unos macarrones con salsa de tomate y carne siguiendo las recomendaciones de Will. Si fuese por mi hubiera comido unas lentejas con mucho chorizo para tener algo contundente y mantener el calor.

Ahora toca siesta, una horita en la que no puedo dormir porque a los perros les da por jugar y, con semejantes bestias haciendo ruido, no se puede descansar. Suena la alarma a las 16.00h y me preparo, ahora incluso me da más palo aún, pero tiro de fuerza psicológica y me pongo mis perneras, mallas y camiseta térmica.

Comienza el descenso a Castelldefels para ir a buscar a Bea y Will, que ya está en la calle. Vamos camino a Vilanova, nos explicamos cómo estamos físicamente, los entrenos realizados, etc. Desde la Cursa del Mediterrani no he hecho ninguna carrera más, solo dos entrenos. Llegamos a Vilanova y vamos al Club Náutico; ahí nos esperan Iñaki, Eli, Martina y Conchi. Iñaki y Bea se preparan para hacer 5k, que corren con Martina en un carro.

Los sedentarios



Bea con su nueva camiseta


Ahora es el turno de los 10k. Quedan 20 minutos y vamos al coche a dejar las chaquetas. Volvemos corriendo para calentar y Will se entretiene poniéndose el móvil en el brazo. Yo dándole prisa porque no hemos calentado nada. Quedan 4 minutos y le meto más presión, se pensaba que quedaba media hora. Nos ponemos al final del todo y caliento como puedo dando saltitos. Empieza la carrera y hay mucha gente a la que adelantar. Gracias Will por pensar que quedaba media hora.

El camino es muy estrecho en los dos primeros km y, al no calentar, me da flato. Corro así dos kilómetros y se me va poco a poco. Veo que el camino empieza a ensancharse y la gente no está tan apretada; decido apretar y van pasando los kilómetros. Qué mal me encuentro: cansado, me cuesta respirar y me duele el pecho; normal, soy fumador. Sigo al mismo ritmo y hago la primera vuelta. Madre mía, aún quedan 5 kilómetros más. Me sigue costando respirar y estoy mucho más cansado. Decido seguir el ritmo y no tengo ninguna referencia de km porque el Runtastic gratuito solo avisa los dos primeros km. ¡Ánimo Sergio, que solo quedarán dos km! Me animo yo solo porque Bea está en un bar calentita tomando una cerveza con unos amigos.

Ya veo la meta, pero hay que pasarla, dar la vuelta y llegar a meta. Cuando paso veo en el marcador que llevo 43 minutos y pienso que estoy delirando por el cansancio, y decido apretar por si no deliro y es verdad. Quedan unos 100 metros y un chico acelera y yo, que soy una persona muy competitiva, acepto el duelo. Me esfuerzo al máximo y llego a meta. ¡Qué mareo! Me siento y noto las manos esponjosas y me hormiguean.

Entrada triunfal

Al poco llega Will y vamos a por el vaso de caldo y el pincho de butifarra; está congelada pero entra bien con el caldo calentito. Llamamos a Bea y vamos hacia el bar en el que está y tomamos una cerveza a medias entre Will y yo. La camarera nos da la clave Wi-fi y me conecto a Championchip para ver si han colgado los tiempos. Entro, filtro por dorsal y ¡45:38 minutos! He bajado 3 minutos y 30 segundos mi mejor tiempo, aún no me lo creo. Estoy súper contento, ahora entiendo porqué me notaba tan cansado durante la carrera, estaba bajando el tiempo. A ver la siguiente cómo va, pero debo entrenar porque si no voy a perder todo lo ganado. 

Sergio
El equipo de sedentaris

Nota del editor: El circuito de la carrera eran unos 250m corta… confirmado por la organización, por tanto los tiempos no se pueden homologar.