31 de diciembre. Para algunos último día del año, para otros última carrera del año, como para un grupito de Sedentaris, que se reparten entre la capital para participar en la San Silvestre Vallecana, y Barcelona para correr Nassos. Las venturas y desventuras de Madrid las dejamos para otra crónica.
Nassos es la cursa para ganarse la cena que seguirá unas horas después, para disfrazarse, para encontrarse con amigos y desearles lo mejor para el año que está a punto de empezar y por supuesto, para enseñar los dientes al resto de corredores.
Los Sedentaris se dan cita una hora antes del inicio de la carrera en la tienda de ProRunners, muy próxima a la salida, o más tarde en la calle, pero como algunos llegan con bastante antelación, cambian la tienda por el bar de al lado: Jandro, Iñaki, Reyes y familiares varios. Sí, Iñaki, el mismo que tenía que estar en Madrid… una gripe en mal momento le deja en casa, y corre con el no-dorsal y no-chip de Xavi V, que también está chungo. Después de las presentaciones, cafés y primer cambio de impresiones van a la tienda. Aparece Íñigo.

 Hacen fotos. Muchas. Para los que están acuclillados una buena manera de que se les agarroten los músculos. Siguen recogida de miembros y se juntan con Dani, que hará de liebre a Jandro, y Anna. Más fotos. 
Y más cambios de impresiones. Jandro sub 42′, Iñigo sub 45′, Reyes sub 50′ (hará pocos puntos porque Hasna corre hoy aquí), Iñaki lo que sea pero acabarla.
Anna se va a por más amigos, y el resto a calentar. Con las últimas luces del día cada cual a su cajón y a esperar el pistoletazo de salida.
Objetivos cumplidos, ¡y sin recortes!.
Reencuentros junto a la Coca-Cola tras la meta y después en la tienda para tomar media copita de cava, que se la merecen.
Reyes
El equipo de sedentarios
En lo que respecta a la carrera el circuito es ya de sobras conocido puesto que es un circuito homologado y que ya se repite desde hace varios años. El mega-recorte de la rotonda de Poblenou espectacular como siempre. Por mi parte soy de los pocos que sigo por donde toca. A nivel de ritmo me emociono y voy más rápido de lo que mi gripe querría.. he podido adelantarme un cajón en la salida y el ritmo se contagia. Intento localizar a Reyes entre la gentío pero salía un cajón por delante y debe ir a un ritmo similar al mio… asi que imposible, hasta que llegamos al giro de 180º junto a la Ciudadella donde me grita. Va 1′ por delante aprox. Llego al km 5 en 23’20” y vuelvo a la realidad de mi estado fisico de golpe… Esta claro que no estoy bien y me caen 20″ por km rapidamente.  Paso de ir a 4’35” / 4’40” a alrededor de 5’00”. Descarto el atrapar a Reyes y busco simplemente acabar. Así que me voy fijando alrededor para ver el ambiente y como va el resto de corredores, que en su mayoría me adelantan… Llego a la Avda. Diagonal y ahi con la sensacion de bajada intento arreglar un poco el ritmo para acabar con un sprint de los mios parando el reloj en un tiempo oficioso de 48’14″… oficial no porque no llevaba chip como ha comentado Reyes. En fin mi peor carrera de 10K del año, pero al menos he podido correr una san silvestre como suelo hacer y así las calorias de la cena posterior no pesan tanto :-p
Iñaki
El equipo de sedentarios